Las mujeres luchan por un lugar en la política mexicana

En el marco del Día Internacional de la Mujer, hacemos un balance de cómo están las mujeres de nuestro país en el ámbito político; sólo 7 mujeres han sido gobernadoras

http://eleccionesmexico.com/wp-content/uploads/2018/03/Screen-Shot-2018-03-07-at-10.39.04-AM.png

Desde el derecho al voto hasta poder llegar a un cargo de elección popular, las mujeres han tenido un camino sinuoso en la política en México.

Desde Rosario Ibarra de Piedra, la primera en buscar la presidencia del país en dos ocasiones, en 1982 y en 1988, seguida de Marcela Lombardo, quien falleció este 5 de marzo y es conocida por haber sido la segunda en contender por dicho cargo. Lo anterior sucedió en 1994, cuando se postuló al cargo por el Partido Popular Socialista luego de haber sido diputada federal plurinominal en 1976 y de nuevo en 1988 en periodos de tres años.

Estos nombres se enlistan junto al de Josefina Vázquez Mota, (2012), Patricia Mercado Castro (2006), Cecilia Soto González (1994) y, ahora, Margarita Zavala.

La participación femenina en los procesos electorales ha sido gradual, pero entre los avances más significativos se puede contar la modificación a la fracción III del artículo 175 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, con la cual se aprobó que las mujeres tuvieran una mayor participación en cargos de elección popular.

El camino hasta este momento no ha sido sencillo. En 1922, Elvia Carrillo Puerto fue la primera en ganar un puesto en el Congreso de Yucatán, cargo al que tuvo que renunciar dos años más tarde por amenazas de muerte.

Luego de varios años, en 1953 se reconoce la ciudadanía plena de las mujeres al reformar los artículos 34 y 115 de la Constitución. Fue en 1955 que una mujer, María Izaguirre de Ruiz Cortines, pudo emitir por primera vez su voto para elegir diputados federales.

Aunque también ha habido simulación. Tal vez el ejemplo más claro sea el de la polémica figura de las “juanitas”, mujeres que se postulan a puestos de elección popular para luego dimitir en favor de un candidato seleccionado previamente por el mismo partido. El nombre viene luego de que a Rafael Acosta Reyes, conocido como Juanito, le instaran a dejar el cargo de jefe delegacional de Iztapalapa a Carla Brugada.

En el 2009, este método se popularizó cuando ocho diputadas, siete del Partido Verde, renunciaron a sus cargos para cederlos a los suplentes entre los que estaban sus familiares.

Sin embargo, con avances a marchas forzadas, actualmente el Senado está conformado por 51 senadoras y 77 senadores, y la Cámara de Diputados por 214 mujeres y 286 hombres.

A nivel estatal, sólo hay una mujer en el poder: Claudia Pavlovich está al frente de la gubernatura de Sonora, siendo parte de la breve lista de siete gobernadoras que hemos tenido en México.

Este año, uno de las candidaturas que más llama la atención es la de Margarita Zavala, quien ya logró las firmas para aparecer en las boletas electorales como candidata independiente a la presidencia de México en julio próximo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *