La primera franquicia mexicana llegará a Cuba en 2017

La apertura comercial que se espera aumente en los próximos años en Cuba, un país con 12 millones de potenciales clientes, lo convierte en un lugar muy atractivo para los inversionistas. Existe una empresa que busca que las primeras franquicias en la isla sean mexicanas.

Foto: El Fogoncito.
El Fogoncito, 50 Friends, Los Bisquets Bisquets Obregón, Taco Inn… son los nombres de la que podría convertirse en la primera franquicia mexicana en Cuba en 2017. Juan Manuel Gallástegui, presidente de Armella Franquicias, es el mexicano que quiere convertirse en el primer inversionista franquiciatario en conquistar las calles de la Habana y de Cuba, en general, pues es  un mercado con 12 millones de clientes potenciales.

 

“A Cuba lo tenemos en la mira; yo como consultor hace casi 30 años lo tengo en la mira. Este año pienso hacer dos viajes a Cuba, uno de exploración y otro ya llevando empresarios con franquicias básicamente de México y Centroamérica, para tratar de encontrar ubicaciones y establecernos”, dijo a Forbes México Juan Manuel Gallástegui, presidente de Armella Franquicias México.

Con una inversión inicial de cuatro millones de dólares (mdd) para 2017, el empresario espera iniciar una ola de nuevas franquicias en territorio cubano.

Cuba se posiciona como una de las veinte economías del futuro, es uno de los tres países con las tasas de crecimiento más aceleradas y una de las economías más prometedoras de América Latina, según el Informe Cuba perfil país, elaborado por el gobierno de Uruguay con datos de Euromonitor y previsiones oficiales del gobierno cubano. Aunque el potencial económico de Cuba se ha visto opacado por el bloqueo comercial impuesto hace 54 años por EU, se prevé un crecimiento del PIB de 2.7% anual para el periodo 2013-2020, superior al experimentado en México en 2014 y 2015.

“El incremento se deberá, en parte, a la aplicación de una legislación que pretende fomentar las inversiones, y el proceso hacia la liberalización del mercado”, dice el documento.

Las franquicias de comida, bebida, ropa, servicios, belleza y salud son las que tienen mayores oportunidades en la isla, indica el consultor y presidente de Armella Franquicias México, quien afirma que el segmento de comida puede ser uno de los más boyantes en el modelo de franquicias.

El mercado de comida cubana depende profundamente de las importaciones. Hasta 2013, las importaciones cubrieron un 60% de la demanda local.

 

Turismo, el mercado flotante 

Además de la población local, el turismo en Cuba es otro factor importante para los inversionistas extranjeros. El turismo de Cuba es uno de los principales motores de crecimiento. En enero de 2015 se registró la llegada de 16% más turistas que en enero de 2014; sin embargo, para enero de 2016 el crecimiento fue de 112.7%, que implica la llegada de 417,764 visitantes tan sólo en un mes, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

“Cuba será un destino turístico, pero se reforzará la llegada de turistas de Estados Unidos, Europa y América Latina”, agregó Manuel Gallástegui en el marco del evento Recon Latin America 2016, especializado en centros comerciales y franquicias.

Actualmente, los turistas que llegan a Cuba provenientes de Canadá, Italia, Alemania, Francia e Inglaterra representan más de 50% del flujo total de viajeros.

A diferencia del proceso tradicional de venta de franquicias, el consultor considera que son los dueños de las cadenas quienes deberán llevar las primeras, pues la población cubana aún no cuenta con recursos para hacerse de una franquicia.

“Al principio serán los franquiciantes los que lleguen a Cuba y monten las primeras unidades. Y poco a poco estoy seguro que habrá recursos, apoyo de organismos internacionales y del propio gobierno, que permitirán que inversionistas cubanos u operadores cubanos tengan su propio negocio”, comentó Gallástegui, cuya empresa ha estado involucrada en el desarrollo de las franquicias en México desde 1988.

 

¿Centros comerciales en Cuba? 

Desde el punto de vista de la industria de franquicias será importante que Cuba experimente el desarrollo de centros comerciales que arropen diversos conceptos.

“Hablar de franquicias es hablar de un sector de sectores; ása es una gran ventaja. Lo que nos une es un negocio que finalmente tiende a multiplicarse y al final te permite moverte a la industria del calzado, alimentos, servicios, belleza, viajes, etc.”, comentó Diego Elizarrarás, director general de Unidad de Negocios de Franquicias.

El Sexto Estudio del Mercado de Franquicias, de septiembre de 2015, y las estadísticas de la Organización Internacional de Franquicias (IFA), demuestran que en un periodo de cinco años únicamente 5% de los negocios independientes sobreviven, mientras que en el caso de las franquicias es 95%, y resulta mayor en las franquicias que se ubican al interior de centros comerciales.

En Cuba aún es necesario impulsar el desarrollo de centros que puedan albergar locales de franquicias pequeñas, advirtió Diego Elizarrarás.

“El centro comercial es fundamental para la estructura de las franquicias.  Asimismo, las franquicias le ofrecen enormes ventajas al centro comercial: estabilidad o poca mortalidad”, explicó.

Los principales países que llevan la punta de lanza en centros comerciales y franquicias son Colombia, Costa Rica, El Salvador, Panamá y República Dominicana.

“No queremos que le den oportunidad sólo a grandes franquicias, sino a conceptos nuevos”, apuntó Juan Manuel Gallástegui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *