Expectativas políticas de los partidos

Calientito

Llega 2016 en un ambiente político electoral muy acelerado en por lo menos los 13 estados en los que habrá elecciones. En 12 de ellos para gobernador y en dos de ellos para las ya conocidas como minigubernaturas, por un período hasta 2018.

En Baja California Sur, Aguascalientes, Sinaloa, Chihuahua, Durango, Colima, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, Puebla, Tlaxcala e Hidalgo, los ánimos políticos andan alborotados.

Es la sucesión presidencial adelantada. Es la antesala de 2018 y es una parte medular de la obtención de poder político en los estados. Así de importante para todos los partidos.

 

El PRI quiere acuerpar

Manlio Fabio Beltrones, el generalísimo en el cuartel del PRI tiene claro que su instituto político debe realizar las designaciones de candidatos con el mayor de los cuidados. Seguramente hará gala de sus oficios políticos, que son muchos, para lograr esos equilibrios. Debe obtener un saldo electoral útil, entendiéndose el término como la plataforma suficiente para dar un respaldo sólido a su partido y al Presidente Peña Nieto con miras a la competida elección presidencial de 2018.

Útil en el sentido de que sus candidatos sean ganadores y sean buenos gobernadores. Así. Fríamente. Será esa la base para que el PRI transite con ventaja hacia la sucesión.

 

El PAN piensa que puede volver

Acción nacional considera que tiene oportunidad de volver a la principal magistratura del país. Considera que el desgaste de la gestión de Enrique Peña Nieto es suficiente para reforzar un candidato competitivo del blanquiazul.

Pero ese sería precisamente el problema de Ricardo Anaya. ¿Quién podrá estar a la altura de una competencia presidencial?

Lo sabrán después de que los grupos de poder tomen sus acuerdos. Y después de que se vean resultados con la cruzada anticorrupción que abanderó el joven dirigente nacional. Porque hasta ahora, con casos como el de Guillermo Padrés en Sonora y el candidato Jorge Luis Preciado en Colima, ha salido a relucir lo peor de Acción Nacional.

 

PRD, por la supervivencia

El sol azteca requiere de las coaliciones para subsistir. Y lo tiene que hacer con el PAN, porque con el resto de las izquierdas nomás no se va a entender. Agustín Basave ha llegado como dirigente para esos fines. Tiene agudeza teórica y puede argumentar de manera eficiente sobre cualquier concepto de política. Se trata de un tipo mesurado que llegó para una transición del partido en lo que las tribus se recomponen.

Les serán criticados duramente sus acuerdos con la derecha, pero Basave ya hace puentes. Se necesitan ambos y sus necesidades los unen. Poder por el poder.

 

MORENA, por todo

Andrés Manuel López Obrador puede lograr su objetivo de hace muchos años. Seriamente puede hacerlo. Circunstancias las hay. Estructura electoral va creciendo. Marketing eficiente se está demostrando. Quien no tome en serio a este contumaz individuo podrá llevarse una sorpresa mayúscula.

Falta ver que artillería sale a flote en estos meses que corren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *